Estrecha relación amb las plantasEl grupo de los Lepidópteros es sorprendentemente diverso , siendo uno de los grupos conocidos con más especies del mundo. Se estima que en el planeta debe haber más de 200.000 especies, de las cuales sólo se conocen unas 120.000. Esta diversidad se traduce en una gran variedad de estrategias de supervivencia, por eso tendrán un papel destacado en el conjunto de relaciones que se establecen dentro de un ecosistema y que podran responder de una manera u otra ante los cambios .

Por otro lado, los insectos son el grupo de organismos que más se ven afectados por el cambio climático, tanto en su desarrollo como en su reproducción y supervivencia (Bale et al. 2002). Además los insectos tienen generaciones de corta duración en el tiempo y tasas reproductivas altas, por ello responden más rápidamente que organismos de vida larga, como plantas y vertebrados.

En el caso concreto de los lepidópteros su papel como biondicadores es ampliamente reconocido por numerosos estudios, dada su rápida y precisa repuesta a los cambios climáticos (Dennis 1993; Crozier, 2004; Thomas, 2005; Hickling et al., 2006; Vanhanen et al., 2007). La temperatura ambiente supone un factor limitante en la distribución de muchas especies de mariposas. Los lindares térmicos afectan los estadíos inmaduros y la actividad de los individuos adultos; esto es debido a que ésta necesitan temperaturas altas, del orden de 30-40ºC para que la musculatura alar funcione y puedan volar. Para conseguirlo las mariposas pasan una parte importante de su tiempo tomando el sol.

Los efectos del cambio climático les llegan también de forma indirecta, por ejemplo, la mayoría de las mariposas mantiene una estrecha relación con las plantas. Las necesitan para completar su ciclo biológico, ya sea para poner los huevos, para alimentarse, para hacer la metamorfosis o para buscar protección. Cualquier cambio brusco en su relación puede tener consecuencias negativas, pues esta historia de evolución conjunta se ha hecho posible gracias a la paciencia del paso del tiempo. Este riesgo lo sufre especialmente la oruga, porque es la fase en que requiere de plantas para alimentarse y crecer, en la mayoría de los lepidópteros.

Las mariposas más expuestas a estos cambios son las mariposas especialista, las que se han centrado en determinados géneros de plantas y por lo tanto tienen menor flexibilidad para modificar sus preferencias alimentarías. De hecho hay estudios que han evidenciado que las especies más comunes y generalistas con poco sensibles a los cambios ambientales (Stefanescu, 2008).

Es por eso que se dedican tantos esfuerzos para hacer seguimiento de sus poblaciones, de esta manera podemos ver, evaluar y a veces predecir algunas de las consecuencias de los cambios que actúan sobre la biota. Así podremos llegar a establecer medidas para paliar estos efectos o adaptarnos a ellos de la mejor manera posible.

 

Encontraréis más información y recursos educativos sobre los cambios ambientales y como las polillas responden a ésto, aquí.

 

El mes que viene, seguiremos hablando del papel de las mariposas dentro de los ecosistemas, qué papel juegan y porqué son importantes.

 

Os adjuntamos las referencias que hem citado:

BALE et al. 2002. Herbivory in global climate change research: direct effect of rising temperature on insect herbivores. Global Change Biology 8: 1-16.

CROZIER, L. 2004. Warmer winters dirve butterfly range expansion by increasing survivorship. Ecology 85 (1): 231-241.

DENNIS, R.L.H. 1993. Butterflies and Climate Change. Manchester University Press, UK.

HICKLING, R., ROY, D., HLL, J., FOX, R. & THOMAS, C. 2006. The distribution of a wide range of taxonomic groups are expanding polewards. Global Change Biology 12 (3): 450-455.

STEFANESCU, C. et al. 2008. El canvi climàtic altera i alterarà la vida als ecosistemes terrestres catalans. L’Atzavara 16: 13-28.

THOMAS, C.D, FRANCO, A.M.A. i HILL, J.K. 2006. Ranges retractions and extinction in the face of climate warming. Trends in Ecology and Evolution 21: 415-416.

VANHANEN, H., VETELI, T.O., PAIVINEN, S., KELLOMAKI, S. & NIEMALA, P. 2007. Climate Change and range shifts in two insect defoliators, gypsy moth and nunh moth – a model study. Silva Fennica 41 (4):621-638.

Share →

One Response to El papel de las polillas como bioindicadoras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *